* Ángel Aguirre, amuleto de políticos profanos y olvidadizos

El Brujo Chiripero
] ACAPULCO, Gro. * 11 de mayo de 2017.
Pareciera que muchos políticos nada aprenden de las lecciones ajenas. Y no solo eso, piensan que al pasar de los años la historia caduca y que sus actos bochornosos, excesos, excentricidades y arbitrariedades, se olvidan.
 Ángel Aguirre, el exgobernador depuesto no solo por los diversos actos de corrupción y saqueo y despilfarro de recursos públicos del Estado, sino por sus presuntos vínculos con el crimen organizado y la desaparición forzada de 43 estudiantes normalistas en Iguala, el 26 de septiembre de 2014, ha resultado ser un auténtico “amuleto de mala suerte” para quienes se cobijan bajo su sombra protectora para contender por puestos de elección popular.
 
Le ocurrió a la perredista Yanelli Hernández Martínez en el 2015, cuando supuso que la imagen protectora del “Santo Niño de Ometepec” le daría la presidencia de Atoyac de Álvarez, y no sucedió el milagro.
 
Esta vez es el ‘bejaranista’ Víctor Aguirre Alcaide, ex coordinador estatal del Comité para la Planeación del Desarrollo del Estado de Guerrero (Copladeg) en el gobierno aguirrista, y actual secretario de Sedesol Acapulco, quien elige de “amuleto de la buena suerte” a su defenestrado ex patrón y amigo, Ángel Heladio Aguirre Rivero, para hacer “ruido electoral” y anunciar su búsqueda por la presidencia de Acapulco en el 2018, consciente de que no consumará su sueño, pero sabedor de que, con el ‘alboroto’ pudiera conseguir otros años más pegado a la ‘ubre’ de los recursos públicos.
 

Aguirre Alcaide es de los que piensa que el pueblo olvida algunas cosas, pero no asume la realidad de que la historia jamás perdona y le guarda con sigilo aquellos “funny moments” de cuando fue aspirante a la gubernatura de Guerrero en el 2015 y solo demostró lo desastroso que puede ser el poder en manos de servidores públicos alcohólicos, ensoberbecidos y sin control.

Bajo los efectos del alcohol, el nuevo aspirante del PRD a la presidencia de Acapulco en el 2018, cesó a casi toda la policía de Tlapa que lo detuvo (28 de julio de 2014) por conducir completamente ebrio su camioneta, con la cual casi arrolla a una familia, al salir del populoso bar “Las Nenas”, donde bebió hasta el amanecer, acompañado de su séquito de colaboradores más cercanos.

Este día, 11 de mayo de 2017, justo a las 16:07 horas, Víctor Aguirre Alcaide subió a Facebook la foto donde deja volar su efusión tras saludar a  su “amigo Ángel Aguirre Rivero”, con quien intercambió “experiencias de cómo podemos ayudar a nuestro querido puerto de Acapulco”, en franca alusión al “ruido” que tiene planeado para no dejar de salir “en la foto”, anunciando su búsqueda por la presidencia municipal del política y socialmente vilipendiado ex “Paraíso de América”.

Ojalá los acapulqueños sí tengan memoria y no olviden que Aguirre Alcaide ha sido uno de los servidores públicos más corruptos del Gobierno Municipal que preside Evodio Velázquez Aguirre.

En mayo de 2016, el secretario de Sedesol municipal fue denunciado públicamente con lonas y cartulinas que Evodio llamó “vaciladas”, pero en las cuales se acusaba a Aguirre Alcaide de estar robándose el dinero y de utilizar los recursos de Sedesol para darle una vida de lujos a su “novia”.

Tanta fue la presión de su cese que finalmente Víctor Aguirre fue cesado por el presidente municipal, no obstante, este despido sí fue una auténtica “vacilada”, ya que el ex dirigente de la corriente Unidad de Izquierda Guerrerense (UIG) continúo inamovible en el cargo.. y continúa, hasta el día de hoy,
www.efectoespejo.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here