E D I T O R I A L

¿Es normal que un ‘gobernador’ que se jacta de estar “comprometido” con su pueblo opte por reprimir a quienes se levantan en armas para confrontar a los grupos criminales que el estado “teme” o “protege”, a fin de garantizar por su cuenta, como recurso de “legítima defensa”, ese derecho a un estado en “orden y paz” que #HéctorAstudillo no ha podido o no ha querido instaurar en 18 meses de gobierno?

Los hechos de San Miguel Totolapan, este día, solo corroboran otro hecho que ha sido gritado con insistencia en las Siete Regiones de la entidad: “Que con su ‘actitud conciliadora’ o sumisa, infantil y ‘destesticulada’ –tal y como debe llamársele– queda evidente que Héctor Astudillo realmente protege a la delincuencia organizada y el narcotráfico que tienen de rehén a Guerrero y al propia gobernador y las dependencias encargadas de imponer el orden en el estado”… de lo contrario, a quien el gobernador mandaría reprimir es a los delincuentes, cazar y perseguir a “El Tequilero” y a los 15 grupos criminales que él mismo ha admitido, a nivel nacional, tienen a Guerrero de rodillas, no a las autodefensas populares que lo único que pretenden es hacer el trabajo que constitucionalmente le corresponde al gobernador del estado, quien por los hechos, también corrobora que no es más que un #GobernadorDisfuncional que por vergüenza, incapacidad o dignidad, debiera presentar voluntariamente su renuncia y dejar que alguien con más (carácter) ocupe su lugar.

#AstudilloRENUNCIA

www.efectoespejo.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here