] CD. JUÁREZ * 17 de mayo de 2017.
eriodistas chihuahuenses pidieron a la ciudadanía que apoye a quienes se esfuerzan por hacer un periodismo digno y valiente, ya que reconocieron que dejaron solos a los medios de comunicación, porque muchos voltearon a ver las bolsas de dinero de los gobiernos.

El asesinato del periodista sinaloense Javier Valdez Cárdenas, caló hondo también en el gremio de Chihuahua, donde destacaron el periodismo por el que optó y por el que arriesgó su vida .

Luego de la lectura de fragmentos de párrafos de la columna de Valdez, “Mala Yerba”, contextualizaron la situación en la que ejercen los reporteras y reporteras mexicanos que aspiran a ejercer un periodismo de investigación y con un enfoque de derechos humanos, que no les conviene a varios poderes fácticos ni del Estado.

En el pronunciamiento exigieron el esclarecimiento inmediato del homicidio de Javier Valdez y señalaron que el crimen artero de la periodista chihuahuense Miroslava Beach Velducea, continúa impune a casi dos meses de haber ocurrido.

Durante la participación de reporteros y reporteras locales, mencionaron que Javier Valdez sabía el riesgo que él corría al ejercer el periodismo que hacía, el que hace falta en el país y en la entidad, el periodismo que dice la verdad.

Un grupo de organizaciones civiles acompañaron al gremio en la manifestación, y en su participación el historiador Jesús Vargas destacó la sencillez de Javier Valdez, a quien trató y de quien conoció su obra.

Vargas dijo que su personalidad sencilla y noble contrastaba con sus textos duros, de riguroso periodismo, a quien siempre lo veía como un protagonista de una historia, pero “me equivoqué. Los protagonistas no mueren tan rápido”.

La manifestación concentró a periodistas y ciudadanía en la plaza del Ángel, donde repudiaron los hechos violentos que han ocurrido contra el gremio y cuyos asesinatos se han intensificado durante este año. De 2000 a la fecha, se registran 105 homicidios, 8 de estos en lo que va del año.

El gremio de Chihuahua perdió a una reconocida y valiente compañera, el pasado 23 de marzo, homicidio que impactó fuerte en la ciudadanía y por cuyo crimen exigen día a día, que no quede impune.

El gobernador Javier Corral Jurado y el fiscal general, César Augusto Peniche Espejel, han asegurado que tienen identificados a los responsables del crimen, así como el móvil de su asesinato, que fue por su labor periodística enfocada a la narcopolítica. Sin embargo, hasta ahora, no hay ni un detenido.

A la muerte de quien era corresponsal de La Jornada, se sumó este 15 de mayo el asesinato Javier Valdez, que también causó el mismo impacto. Él también era corresponsal de La Jornada en Sinaloa y fundador del semanario Río Doce.
] Apro

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here