El Brujo Chiripero
] Efecto Espejo

Los hechos indican que el ‘gobernador’ (entre comillas) Héctor #Astudillo es uno de los ejemplos más fidedignos de la frase atribuida a Leonardo Da Vinci: “Mediocre alumno el que no sobrepasa a su maestro”.

El mandatario estatal, que en dos años no ha podido cumplir sus promesas más significativas de campaña (orden y paz), se ha mostrado soberbio y ufano al autodenominarse como uno de los alumnos más destacados del exgobernador José Francisco Ruiz Massieu (1987-1993), a quien se le atribuye la paráfrasis de que en Guerrero “no se (movía) una sola hoja de algún árbol sin que (él) no estuviera enterado”.

No obstante, los hechos indican que Héctor Astudillo –que solo por haber sido secretario particular de José Francisco se siente con derecho a autodenominarse como su discípulo–, parece haber sido un alumno (medio) “taradito”, pues como ‘gobernador’ es y ha sido el último que se entera de los acontecimientos sociales y políticos del estado que desgobierna, y cuando llega a enterarse, los informes que recibe o están distorsionados o a destiempo.

¡Seguramente, si viviera, #RuizMassieu estaría avergonzado de haber procreado alumnos tan ‘(risorios)’ como #SanAstudillo!

José Francisco se destacó por ser un político pleno, en el sentido estricto y pleno de la palabra, y un gobernante inteligente, con carácter y decisiones propias implementadas en le momento justo que las circunstancias lo ameritaban.

A José Francisco lo respetaban u odiaban sus detractores, pero jamás fue objeto de burlas, mofas y sarcasmos de (casi) nadie.

Jamás Ruiz Massieu fue criticado por proferir pendejadas, como si de fuegos pirotécnicos se tratara. A sus enemigos y problemas los miraba de frente y los confrontaba, con la seguridad plena de que sabía por dónde caminaba y hacia dónde se dirigía.

Lamentable, muy lamentable, el hecho de que Héctor #Astudillo quiera hacerse respetar pregonando haber sido alumno de Ruiz Massieu (igual que su caricaturesco secretario general de gobierno, Florencio Salazar Adame, que también a veces sueña despierto al lado de Mickey, Daysi y Pluto en Disneylandia), cuando los hechos hablan por sí solos de que alumnos como Astudilo es de los que avergüenzan a maestros de la talla política de José Francisco Ruiz Massieu, quien aunque tampoco fue un gobernador excelente, si actuó como uno. gobernó como uno y murió siendo un político de respeto político nacional.

¡Está claro que Héctor #Astudillo ni con dos lámparas de #Diógenes en las manos (el filósofo griego que se sentía un hombre honesto e iluminado y salía de día de su escondite con una lámpara encendida en busca de personas como él) podría superar al maestro del que hasta la sombra le queda grande!
www.efectoespejo.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here