Inicio NOTICIAS DESTACADAS EU lanza superbomba contra Afganistan

EU lanza superbomba contra Afganistan

Compartir

] WAHISNGTON * 13 de abril de 2017.
Estados Unidos lanzó este jueves sobre instalaciones terroristas en Afganistán el mayor artefacto nuclear que posee; el proyectil se llama Massive Ordnance Air Blast y es considerado “la madre de todas las bombas”, pues posee 11 toneladas de TNT. El  explosivo estuvo desarrollándose durante la guerra de Irak, pero no había utilizado hasta ahora.

El Pentágono confirmó la operación, aunque no detalló si se trata del mayor artefacto. Este ataque tiene lugar tras el bombardeo al régimen sirio y en plena escalada de tensión con Corea del Norte. Donald Trump transmitió un mensaje mixto durante su campaña electoral: combinaba la promesa de no embarcar al país en más conflictos externos de los imprescindibles con bravuconadas militares. Pero a punto de cumplirse los 100 primeros días de su presidencia, se está imponiendo su yo militar. Ahora, redoblando la ofensiva en Afganistán.

“Es realmente un gran trabajo, estamos muy orgullosos de nuestro Ejército”, dijo Trump en la Casa Blanca, y señaló que había dado “autorización total” a ese ataque. La bomba, una GBU-43, fue lanzada a las 19.32, hora local, sobre una red de túneles y cuevas del ISIS-K (las siglas que se refieren a la facción afgana del Estado Islámico) en el distrito de Achin, provincia de Nangarhar. El proyectil, de 10 toneladas de peso, se llama técnicamente Explosivo Aéreo de Artillería Masiva, cuyas siglas en inglés, MOAB, equivalen a las del apelativo Madre de Todas las Bombas en el mismo idioma, y de ahí el macabro apodo.

A los pocos minutos de confirmar la operación, el departamento de Defensa difundió una fotografía de la ya famosa bomba, un proyectil color naranja de enormes dimensiones. “El ataque fue diseñado para minimizar el riesgo de las fuerzas americanas y afganas que llevan a cabo operaciones de limpieza en la zona mientras que maximiza la destrucción de instalaciones y combatientes del ISIS”, explicó el Pentágono.

“A medida que están incrementando las bajas en el ISIS-K, están usando IED [bombas de fabricación casera], búnkeres y túneles para fortalecer su defensa”, señaló el general John W. Nicholson, comandante de las Fuerzas Estadounidenses en Afganistán. “Esta es la munición adecuada para reducir estos obstáculos y mantener el ímpetu de nuestra ofensiva contra el ISIS”, añadió.

Trump dio todas las indicaciones de que su presidencia daría un giro proteccionista en comercio y aislacionista en política exterior, poniendo, como repitió hasta la saciedad, los intereses de América en primer lugar. Pero también dejó muy claro desde el principio que la doctrina de Trump es que no hay doctrina. Si el ataque químico del que culpa al Gobierno sirio le llevó a lanzar, contra pronóstico, el primer ataque directo contra el régimen, ahora ha sorprendido con el uso de esta potente bomba. “Otro éxito”, dijo Trump este jueves en referencia al ataque de la semana anterior en Siria.

El empresario neoyorquino ha impulsado el mayor rearme de Estados Unidos en una década, con una subida del presupuesto militar de más de 50.000 millones de dólares, y no se ha ahorrado palabras gruesas a la hora de hablar de su lucha contra el el terrorismo yihadista. “El ISIS está ganando grandes cantidades de dinero por el petróleo que se llevan, tiene algo en Siria y algo en Irak, los voy a machacar a bombas”, enfatizó a los pocos días de ganar las elecciones, cuando le cuestionaron que carecía de un plan para luchar contra el Estados Islámico.

Había prometido que lanzaría un plan para derrotar al ISIS en sus primeros 30 días de Gobierno. De momento, cerca de los 100, ha empezado a probar todo lo que da de su armamento. Sin entrar en el arsenal nuclear, esta es la bomba más potente de la que dispone Estados Unidos. También ha otorgado al Pentágono más margen de maniobra para ejecutar operaciones sin el visto bueno de la Casa Blanca y ha permitido que la CIA y el Ejército del aire, vuelvan a usar drones contra objetivos terroristas.

En Afganistán batallan contra el Estado Islámico las fuerzas afganas y estadounidenses desde 2015, aunque también los talibanes, que lucha contra estos ejércitos, se enfrenta al ISIS. El lanzamiento de “la madre de todas las bombas” tiene lugar cinco días después de la muerte de un soldado estadounidense en la misma región.

El Pentágono señaló que se habían tomado “todas las precauciones” para evitar las víctimas civiles en esta acción militar sin precedentes, aunque no hay aún datos sobre el resultado del lanzamiento de esta bomba. El jueves había informado de que 18 milicianos kurdos murieron por error en un ataque aéreo lanzado por las fuerzas de la coalición en Siria, el tercer fallo de este tipo en un mes.

“EL ATAQUE, TODO UN EXITO”, DICE ORGULLOSO TRUMP

Donald Trump declaró que se siente “muy orgulloso” del lanzamiento de “la madre de todas las bombas” en Afganistán.

Estados Unidos lanzó este jueves, por primera vez en zona de combate, la gigantesca GBU-43, una bomba de unas 10 toneladas que es el proyectil no nuclear más grande y potente del arsenal estadounidense.

En una breve declaración tras reunirse en la Casa Blanca con jefes de departamentos de bomberos, Trump aseguró que fue “otro trabajo de éxito”. Y agregó: “Estamos muy orgullos de nuestras Fuerzas Armadas”.

Trump no concretó si autorizó personalmente la ejecución de la misión y se limitó a decir: “Todo el mundo sabe qué pasó. Lo que hago es que yo autorizo a las Fuerzas Armadas (…). Les hemos dado total autorización y por eso han sido tan exitosos últimamente”.

El equipo del presidente estadounidense se inclina por dar más flexibilidad a las Fuerzas Armadas para operar en las campañas y misiones en el Cuerno de África, Oriente Medio o Afganistán.

Según indicó el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, el objetivo del bombardeo era acabar con un “sistema de túneles y cuevas” del ISIS en Afganistán que “les permitía moverse con libertad y atacar con más facilidad a los asesores (militares) estadounidenses y las fuerzas afganas”.

La bomba, en servicio desde 2003, solo había sido utilizada en pruebas y fue diseñada no sólo para destruir búnkers y túneles, sino como arma psicológica.

SIN VÍCTIMAS CIVILES

Sean Spicer, vocero de la Casa Blanca, informó que el objetivo del lanzamiento de “la madre de todas las bombas” en Afganistán fue el sistema de túneles y cuevas que usan los terroristas del Estado Islámico (ISIS) para llegar a las bases que Estados Unidos tiene en el área. Añadió que tomaron las medidas para impedir que hubiera víctimas mortales.

El general John Nicholson, jefe de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, había declarado previamente que la bomba conocida por la sigla MOAB es “la munición adecuada para reducir los obstáculos y mantener el impulso de la ofensiva” contra las fuerzas del Estado Islámico y Khorasan.

“Era necesario quitarle el espacio operacional a ISIS, y lo hemos hecho”, agregó Spicer. “Estados Unidos tomó todas las precauciones necesarias para evitar víctimas civiles y daño colateral como resultado de esta operación”, advirtió.
] Prisa, EFE e Infobae