] CIUDAD DE MÉXICO * 17 de agosto de 2017.
Apro

El Instituto Mexicano del Seguro Social negó este jueves que se hayan vulnerado derechos de lactancia materna a Hilda Carrasco Osorio, empleada del IMSS en Guerrero y quien presentó una queja contra esta institución ante la CNDH.

El IMSS aclaró en un comunicado que la quejosa siempre ha gozado de todos los derechos que le corresponden conforme a la ley en su periodo de embarazo, incluido los tres meses de incapacidad por maternidad.

Asimismo, el Instituto subrayó que Carrasco Osorio siempre ha contado con el apoyo de sus superiores jerárquicos para ausentarse en horas laborales cuando así lo ha solicitado para atender a su hija.

Incluso, ha ejercido su derecho a gozar de una hora diaria de lactancia durante su jornada laboral (por seis meses), en el horario elegido por ella misma.

El IMSS destacó que, en este como en todos los casos, el Instituto “respeta y promueve el respeto a los derechos de las mujeres trabajadoras, sean madres o no, así como los derechos de los trabajadores en general”.

La queja de Hilda Carrasco fue recibida por la CNDH el pasado 31 de julio, y en ella recuerda que desde el 1 de marzo de 2015 presta sus servicios para el IMSS adscrita a la Coordinación de Asuntos Contenciosos de la Dirección Jurídica, área de división de Asuntos Fiscales y Administrativos, en la que se desempeña como analista E-1.

Carrasco Osorio detalla que su labor principal es contestar demandas, ampliación de demandas y/u oficios de asignación de recursos; consulta de delegaciones foráneas, trámites de procedimiento de reclamación patrimonial del Estado y emitir resolución del procedimiento de reclamación del Estado.

Entre otras de sus actividades cuenta el notificar todo el procedimiento de reclamación del Estado, dar seguimiento a juicios ante el Tribunal Federal de Justicia Administrativa, sacar fotocopias y folio de expedientes, con un horario laboral de nueve de la mañana a las cinco de la tarde, el cual, “nunca se ha respetado”.

Luego de una licencia de tres meses por maternidad, el 26 de enero pasado la denunciante se incorporó a sus actividades. Sin embargo, desde que llegó comenzó a tener obstáculos.

“Por este proceso de ser madre, tengo derecho a una hora de lactancia durante 180 días, por ende, mi salida era a las 16:00 horas. Sin embargo, no se respetó por instrucciones directas de las licenciadas Eréndira Alejandra López Castro, de la Coordinación de Asuntos Contenciosos de la Dirección Jurídica, y Sandra Merino Herrera, subjefa de la División de Asuntos Fiscales y Administrativos”, según la queja con folio de recibido 62780/2017.

El documento prosigue: “Esta situación vulnera mis derechos y el de mi hija Frida, de ocho meses de edad, ya que ambas funcionarias no respetan mi horario de salida –a las 16:00–, por lo tanto, es muy variable y, en ocasiones, me puedo retirar del centro de trabajo entre las 19 y las 22 horas”.

En una ocasión, cuenta la denunciante, Sandra Merino Herrera expresó que a ella no le importa el horario de lactación, sino sólo que “salga el trabajo”. Dijo que ella también es madre y no ve a su hijo. “Además, me dijo que fuera buscando quién fuera a la guardería –que cierra a las 19:30– por mi hija, ya que yo tenía que cumplir con mi trabajo”.

La denunciante asegura que en reiteradas ocasiones le ha manifestado su desacuerdo a Merino Herrera, su jefa directa, a quien le ha exigido el cumplimiento a su derecho de maternidad. Sin embargo, en represalia, ésta la castigó asignándole mayor carga de trabajo.

Tanto la coordinadora de Asuntos Contenciosos de la Dirección Jurídica del IMSS, Eréndira Alejandra López Castro, como su jefa directa la hostigaron por sujetarse sólo a su horario de trabajo, de 9:00 a 17:00 horas:

“Me comenzaron a agredir verbalmente y luego a asignarme trabajo de otros tres abogados. Incluso, el 21 de julio uno de los abogados se fue y a mí me remitió la lista de asuntos que supuestamente tenemos asignados en el área. En aquélla aparecen más asuntos turnados y reasignados a mí”.

Luego explica que intentó dialogar con sus jefas: “Se me negó el diálogo diciéndome que soy grosera y agresiva y que iban a llamar a vigilancia”.

La situación se agravó: “Sandra Merino Herrera me hostigó acudiendo con amigos al Sistema de Administración Tributaria (SAT), para que éstos me auditaran y requirieran por supuestamente no declarar el ISR de 2014, 2015 y 2016, siendo que siempre he sido asalariada y no tengo un salario mayor a 240 mil pesos anuales”.

Y concluye: “No se me ha permitido sacarme la leche porque no hay lugar para lactancia; me sobrecargan de trabajo y me prohíben moverme de mi lugar, por lo que el nivel de producción de leche materna me ha disminuido considerablemente. Todo esto produce una afectación física y emocional a mi hija”.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here