Inicio NOTICIAS DESTACADAS Astudillo: Nepotismo hasta con la basura

Astudillo: Nepotismo hasta con la basura

Compartir

* Renta predio a su hermano para solventar el problema de la basura en la capital del estado.

Ezequiel Flores Contreras
] CHILPANCINGO, Gro. * 05 de octubre de 2017.
Apro

El gobernador Héctor Astudillo Flores y el alcalde priista de Chilpancingo, Marco Leyva Mena, decidieron rentar un predio de la familia del mandatario estatal para habilitarlo como tiradero a cielo abierto, sin cumplir con normas de protección ambiental.

De esta forma, las autoridades estatales y locales anunciaron públicamente que “habían resuelto de forma parcial” el problema de la acumulación de basura en las calles de la capital de la entidad, lo que provocó una contingencia sanitaria y puso en riesgo la salud pública de la sociedad.

El lugar, ubicado en la franja conocida como Tierras Prietas, parte norte de Chilpancingo, es conocido como “rancho Los Astudillo”, informó esta mañana a reporteros el propietario del potrero que se identificó como Ángel Astudillo, hermano del gobernador de Guerrero.

El nuevo tiradero a cielo abierto de Chilpancingo se encuentra en una franja de bosque de selva baja, donde más de 400 toneladas de desechos urbanos acumulados en esta semana fueron depositados directamente al suelo y sin geomembrana de por medio para evitar filtración de lixiviados al manto freático, o daños en flora y fauna, tal como recomienda la norma oficial 083 de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Esta mañana, el gobernador Astudillo y el alcalde Leyva difundieron en medios de comunicación la versión de que habían resuelto de manera parcial la problemática de la recolección, tratamiento y disposición de los residuos sólidos, habilitando un tiradero a cielo abierto en el predio denominado rancho Los Astudillo.

Ello después de que un conflicto entre el mandatario y el edil capitalino por el control de las ganancias que genera el negocio de la basura paralizó el sistema privatizado de recolección y depósito de residuos, situación que provocó una contingencia sanitaria en la capital de la entidad, debido a que los ciudadanos tiraron los desechos en las calles.

No obstante, el gobernador Astudillo y el alcalde de Chilpancingo no presentaron dictámenes de cambio de uso de suelo autorizados por la Semarnat para convertir el predio privado en vertedero de residuos sólidos, como lo marca la normatividad ambiental.

Incluso, tampoco informaron públicamente la cantidad que están erogando del erario para rentar el terreno del hermano del gobernador Astudillo y el tiempo que permanecerá este espacio como tiradero municipal.

Desde la noche de ayer y el transcurso de este día, la flotilla de 150 unidades de pepenadores que ofrece el servicio privado de recolección de basura en la capital, así como decenas de camiones rentados por el gobierno estatal y municipal, comenzaron a recoger la basura acumulada en las calles para trasladarlas al nuevo tiradero a cielo abierto en el rancho Los Astudillo.

El secretario general del ayuntamiento capitalino, Jesús Vargas, informó esta mañana que las cuadrillas arrendadas habrían trasladado al predio del hermano del gobernador Astudillo una cantidad aproximada de 400 toneladas de basura que se encontraba almacenada en unidades y esparcidas en las principales calles de la capital de la entidad.