Inicio NOTICIAS DESTACADAS La Basura Jefa ‘ensucia’ a Astudillo

La Basura Jefa ‘ensucia’ a Astudillo

Compartir

Ezequiel Flores Contreras
] CHILPANCINGO, Guerrero.
Apro

El director de Imagen Urbana del ayuntamiento de Chilpancingo, Carlos Ramirez González, también se desempeña como empresario del reciclaje de la basura. Es uno de los cuatro líderes de la flotilla privada de recolectores en la capital de la entidad.

El funcionario municipal de primer nivel, vinculado directamente con el grupo priista del gobernador Héctor Astudillo Flores, además de cobrar un salario del erario, también se beneficia directamente con el negocio de los residuos sólidos en Chilpancingo, admitió el alcalde capitalino Marco Leyva Mena.

No obstante, el presidente municipal considera que un empresario de la basura habilitado como director de área en el ayuntamiento “no representa” un conflicto de intereses.

Ello debido a que el líder de pepenadores aglutinados en la organización “La Basura Jefa”, que sustituyeron a las autoridades municipales y cobran a los ciudadanos el servicio de recolección de basura, ha venido trabajando en la administración municipal desde hace 15 años, justificó el alcalde de Chilpancingo.

Entrevistado este lunes al término de un acto oficial, Leyva Mena admitió que su director de Imagen Urbana, Carlos Ramírez González está involucrado en el negocio de la basura en Chilpancingo.

Leyva explicó que su colaborador es uno de los cuatro líderes que tienen el control de aproximadamente 110 camionetas particulares que ofrecen el servicio privado de recolección de basura en la capital de la entidad.

El edil priista dijo que cada uno de los líderes “son propietarios de 30, 40 o 50 unidades”, autorizadas por el ayuntamiento para brindar un servicio que es responsabilidad del ayuntamiento y actualmente se encuentra privatizado.

El “basurero” sin permiso de Semarnat

Además, el alcalde de Chilpancingo dio a conocer que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), no ha otorgado el permiso de cambio de uso de suelo para habilitar el predio denominado “Rancho Los Astudillo” como basurero a cielo abierto y que ya está funcionando sin medidas de protección al medio ambiente.

Desde la semana pasada, el terreno de bosque de selva baja, ubicado al norte de esta capital es utilizado como depósito de las 400 toneladas de basura que se generan diariamente en la capital de la entidad y son recolectadas por la empresa de un funcionario municipal.

Ello debido a que un conflicto entre el alcalde de Chilpancingo y el gobernador Astudillo, por el control del negocio de la basura, paralizó el sistema de recolección y destino de residuos sólidos en esta ciudad y desató una contingencia sanitaria en esta ciudad.

Al respecto, Leyva Mena dijo que apenas solicitaron los permisos a las autoridades ambientales federales para cambiar el uso de suelo del nuevo predio habilitado de manera irregular como tiradero a cielo abierto.