* Trascendidos ticuiseños

El Brujo Chiripero
] Efecto Espejo

 Cuentan, quienes saben, que hay un ‘congal’ disfrazado de “cocina económica” en El Ticui, cuya propietaria se llama Tomasa Longares, amiga incondicional del presidente atoyaquense noble, humilde y bondadoso, Dámaso Pérez Organes, mejor conocido como “Caguamaso”.
 
Allí, en ese congal camuflado, trabajaba una muchachita ‘desamparada’, madre soltera de un niño de aproximadamente un año de edad.
 
Cuentan las leyendas urbanas que en un notable acto de altruismo y bondad el presidente la sacó de trabajar y hasta le pagó a una señora para que cuidase de su crió.
 
Sin embargo, cuando todos pensaban que el gesto bondadoso de Dámaso Pérez era sobresaliente, se supo, entonces, que la muchachita terminó siendo huéspede clandestina del viejo Ayuntamiento de Atoyac, donde el presidente le mandó acondicionar una habitación y, obviamente, aprovecha para darse unos “encerrones” con la joven que “rescató” del ‘congal’ de doña Tomasa.
 
Dicen que allí, en la habitación clandestina del ayuntamiento viejo –sede del DIF Atoyac que preside ‘Rosita’ Pérez Vargas–, donde se oculta el “amor palaciego” del bondadoso presidente atoyaquense, es donde se va a ‘esconder’ #SanDámaso, “el ángel de los huérfanos, las abandonadas y los desamparados”, cuando se harta de las críticas mediáticas y los reclamos de los empleados municipales que explota y despide injustificadamente y de la gente que lo busca para la solución de los problemas públicos y sociales del municipio.
 
Pero no hagan olas, aclárese que esta historia es solo un trascendido que amerita ser corroborado o desmentido.
 
Obviamente, les informaremos los resultados…
wwww.efectoespejo.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here