Inicio PODER Y POLÍTICA Ambientes Políticos Peña culpa a las policías locales de la criminalidad

Peña culpa a las policías locales de la criminalidad

Compartir

] CIUDAD DE MÉXICO * 3 de septiembre de 2018.
AP
En su sexto y último informe anual de gobierno, el presidente Enrique Peña Nieto culpó a los cuerpos de policía locales y estatales del aumento en los crímenes violentos en México, ya que _dijo_ fueron incapaces de lidiar con las pandillas pequeñas que surgieron tras la captura de los líderes de los cárteles.

Peña Nieto, quien concluye su mandato con tasas de aprobación históricamente bajas, se sacudió la culpa del bajo crecimiento económico y del aumento en la deuda pública durante su sexenio, y recomendó a los mexicanos no regresar a una política exterior de “indiferencia”.

El presidente electo Andrés Manuel López Obrador, quien habrá de suceder a Peña el 1 de diciembre, ha prometido no inmiscuirse en los asuntos de otros países, en contraste con la política de Peña Nieto, quien ha buscado soluciones para la crisis política y económica de Venezuela. El principio de no intervención fue un piedra angular de la política exterior mexicana hasta antes del año 2000.

Además de los escándalos de corrupción, una de las cosas que ha afectado la aprobación de Peña Nieto es la incontenible violencia generada por las bandas criminales del país.

El presidente dijo que el gobierno federal tuvo éxito “al disminuir significativamente las capacidades” de los grupos criminales.

Pero señaló que ese debilitamiento hizo que surgieran grupos criminales más pequeños, sin que existiera la capacidad a nivel local para enfrentarlos de manera efectiva.

Aunque las policías locales en gran parte de México han estado mal entrenadas y mal equipadas desde hace tiempo, Peña Nieto ha sido criticado por hacer poco por fortalecer a las fuerzas federales.

México tuvo una tasa de 25 homicidios por cada 100.000 habitantes en 2017, la más alta desde que comenzaron a registrarse en 1997.

“Se acaba un sexenio donde en materia de seguridad y justicia se hizo poco, se abandonó mucho y se construyó menos”, escribió el columnista Alejandro Hope.

Señaló que hubo muy poco incremento en presupuestos de seguridad, así como en las filas de la policía federal o del ejército durante el actual gobierno.

La economía fue otro punto débil para Peña Nieto. Aunque hubo crecimiento en el turismo _en parte por la devaluación de la moneda nacional_, la economía en general avanzó a rastras.

El peso se devaluó casi 50% durante el gobierno de Peña Nieto, y la economía creció a una tasa anual de 2,1% en promedio en sus primeros cinco años del gobierno.

En tanto, la deuda pública pasó de representar 33,8% del PIB en 2012 a un estimado de 45,4% del PIB a mediados de 2018.

Peña Nieto afirmó que dejó “una deuda manejable y de tendencia decreciente”.

“Al concluir la administración, habré cumplido 97% de los compromisos que asumí con la ciudadanía”, afirmó.