Inicio EL SANTO OFICIO #Maty Testa: Honor a quien honor merce

#Maty Testa: Honor a quien honor merce

Compartir

Sin Daños a Terceros
Ángel Miguel Blanco
massiosare@msn.com
] Efecto Espejo

Decirlo tal cual, sin daños a terceros ni daños colaterales, parece ser la mejor manera de hacer una retrospectiva apegada a la realidad de la candidatura de Adela Román Ocampo a la presidencia de Acapulco bajo las acrónimas siglas de Morena, el partido que sacudió las entrañas electorales de México, el pasado 1 de julio, con el triunfo presidencial apabullante de Andrés Manuel López Obrador, cuyo efecto benefició a muchos otros aspirantes a diputados, senadores y gobernadores en la República Mexicana.

Sobre Adela Román hay que decir que el 50 por ciento de su triunfo se debió a sus capacidades propias, las cuales consiguieron que su nombre figurara más por encima de Leticia Castro Ortiz y Digna Marroquín Cisneros, quienes igual aspiraban –con el visto bueno de la dirigencia estatal de Morena– la candidatura a la presidencia de Acapulco. Los malos antecedentes sindicales en el IMSS hicieron por cuenta propia lo que correspondía y así fue como la actual presidenta del “Grupo Aca” quedó fuera de la terna. Lety Castro, sin embargo, alcanzó una sindicatura.

Es en este punto crucial del tema donde destaca la presencia de Matilde Testa García, a quien prácticamente debe atribuirse el 50 por ciento restante –o más—de esa candidatura que dio el triunfo a Morena en Acapulco, de la mano de Adela Román Ocampo.

#MatyTesta, como comúnmente se conoce a la Presidenta Municipal Suplente de Acapulco, es una mujer que rige su vida bajo una sola norma: “Institucionalidad y lealtad”. No importan los ámbitos, Maty se aferra siempre a las directrices correctas, a costa de perder amigos o ganarse descalificativos que, aunque como ser humano le pueden, no merman su espíritu inquebrantable de lucha, tenacidad e institucionalidad.

LA BÚSQUEDA

Sin conocerla en persona, y tras el anuncio de López Obrador de asignar espacios a las mujeres en cargos de elección popular en Acapulco, fue Matilde Testa quien, consciente de la relevancia de Adela Román como la única mujer de izquierda que podría desempeñar un papel decoroso como candidata de Morena en la búsqueda de la presidencia municipal, consiguió el tan ansiado “si” de Román Ocampo que personajes como Marcial Rodríguez Saldaña, por ejemplo, no habían conseguido.

No obstante, Adela Román aún se enfrentaría a otros obstáculos.

Aún se recuerda la Asamblea de Consejo Estatal donde la cúpula de Morena Guerrero seguía oponiéndose a la candidatura de Adela, dadas las preferencias de la dirigencia estatal por las nominaciones de Leticia Castro y Digna Marroquín.

Aún se recuerda cómo en pleno consejo estatal se hizo el anuncio de que Adela había declinado a la candidatura, con la intención evidente de que las bases de Morena avalaran a Lety Castro o Digna Marroquín como candidatas a la presidencia de Acapulco.

Fue justo en ese momento que Matilde Testa García insistió fervientemente en pedir la palabra, a la vez que, mediante mensajería virtual, pedía a Adela le aclarara su aparente postura de renunciar a la candidatura.

Cual balde de agua fría, grande fue la sorpresa y el anuncio de #MatyTesta al revelar que Adela Román no se había retirado de la candidatura, sino que simplemente se había hecho a un lado porque el dirigente estatal de Morena, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, ya tenía sus ‘cartas’, y a cambio de la presidencia le había ofrecido una diputación federal, oferta que, obviamente, Adela desechó. Pero en el mensaje confirmaba su firme participación como “candidata a la Presidencia de Acapulco”.

Lo que vino después, fue obvio.

Tras mostrar el mensaje de Adela a la audiencia, la asamblea no vaciló en ungir a Adela Román Ocampo como la “Candidata de Unidad” de Morena a la Presidencia de Acapulco.

LA PRESIDENCIA

Dado su acercamiento personal con Andrés Manuel López Obrador, Matilde Testa fue la artífice del acercamiento de Adela con el líder nacional de Morena y candidato a la Presidencia de México, quien tras de conocer más estrechamente a Adela se ganó su confianza y respaldo absolutos, cuya historia y resultados son más que elocuentes.

Las vivencias de #Adela y #Maty en la jornada electoral fueron de amigas fraternas.

Hombro a hombro, mano con mano, unidas por los mismos objetivos, afrontaron los retos.

Hubo risas, lagrimas, sueños, desánimos, pero como un equipo que piensa como uno sólo y lucha unido, sin dejar de lado a quienes creían en ellas y el proyecto de Morena, se propusieron solo una cosa: “la Presidencia de Acapulco”, viniera lo que viniera. Y esa fe las llevó a la conquista de la Presidencia Municipal. Obvio, Andrés Manuel López Obrador es parte del triunfo de Adela y Maty en Acapulco, hecho que ambas jamás dejarán de reconocer.

En suma, sin restar los méritos que le corresponden a Adela, con esta semblanza describimos a #MatyTesta, la Presidenta Suplente Electa de Acapulco, una mujer normal, sin más proezas que su dignidad, su destacado espíritu de lucha inquebrantable, su lealtad a sus principios y las personas que la rodean, y la institucionalidad a las normas que rigen a su partido… una mujer que, por pequeña que parezca, ya “hizo historia” en Acapulco, de la mano con Adela. Ahora, a esperar que ambas desempeñen un gobierno justo y equitativo que tanta falta le hace ya a Acapulco y los acapulqueños.
www.efectoespejo.com