Inicio PODER Y POLÍTICA Ambientes Políticos SCJN congela Ley para que nadie gane más que el Presidente

SCJN congela Ley para que nadie gane más que el Presidente

Compartir

] CIUDAD DE MÉXICO * 7 de diciembre de 2018.
#TheHuffpost

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) suspendió la aplicación de la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, la cual señala, entre otros puntos, que ningún funcionario puede obtener un salario mayor al que perciba el presidente de la República.

El ministro Alberto Pérez Dayán admitió a trámite este viernes la acción de inconstitucionalidad interpuesta por la oposición en el Senado de la República, en la que se expone que la suspensión de la legislación no impide a los legisladores incrementar o reducir los sueldos como así lo consideren.

“Con el fin de preservar la materia del juicio y evitar que se cause un daño irreparable, procede conceder la suspensión solicitada para el efecto de que las remuneraciones que perciban los servidores públicos de los poderes de la Unión y de todos los demás entes públicos para el ejercicio de 2019, no sean fijados en términos de la ley reclamada, hasta en tanto se resuelva el fondo de la controversia”, señala el acuerdo.

De esta forma, el Congreso de la Unión deberá elaborar en los próximos días el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019, como lo hizo con el que avaló para el ejercicio fiscal 2018, tomando en cuenta lo que dicta la Constitución.

De momento, el Congreso deberá fijar los sueldos como siempre lo ha hecho, sin aplicar la Ley de Salarios y tomando en cuenta las propuestas enviadas por cada dependencia u organismo público.

La suspensión concedida por Pérez Dayán estará vigente hasta que el pleno de la SCJN analice las acciones de inconstitucionalidad presentadas por una minoría de los senadores así como por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, lo cual podría ocurrir en los primeros meses del próximo año.

JUECES Y MAGISTRADOS SE AMPARAN

Desde el 21 de noviembre pasado, más de 2 mil empleados del Poder Judicial, entre ellos 600 magistrados, promovieron juicios de amparo para impugnar una de las principales reformas del gobierno de Andrés Manuel López Obrador: que nadie en la Administración Pública gane más que el presidente de la República, de acuerdo con El País.

El discurso de austeridad ha sido uno de los factores a destacar dentro de la administración que comenzó este 1 de diciembre. El poder judicial consideró esto “un claro contexto de debilitamiento” mediante ataques a la independencia judicial.

De acuerdo con el diario, la reforma a los artículos 75 y 127 implica un recorte del 40% en el sueldo de magistrados, quedando en 108 mil pesos mensuales.

En su demanda, los empleados de la judicatura argumentan que esta reforma “es contraria al orden constitucional […] El Poder Judicial goza de autonomía para disponer de sus recursos por lo cual no tiene la obligación de someter al escrutinio del Poder Legislativo las remuneraciones que asigne a jueces y magistrados federales”, señala la demanda.

“Esta crisis escaló porque el Poder Judicial se fue quedando sin interlocución ante el nuevo Gobierno. Una comisión visitó al senador Ricardo Monreal, de Morena, después de que este presentara en octubre una polémica iniciativa para ‘sacudir’ a la judicatura con una propuesta de gran envergadura para rotar jueces, hacerles pruebas de polígrafo y modificar sus encargos. Este fue el primer aviso que puso en guardia a los magistrados”, reportó el diario español.

De igual forma hubo una visita a la hoy secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, con quien encontraron sintonía y el cabildeo continuó hasta que los jueces pudieron comunicar a López Obrador sus inquietudes, a lo que él respondió que “no había una agenda contra ellos.

Sin embargo, las alarmas saltaron cuando el pasado 5 de noviembre se publicó la norma de remuneraciones. El 21 del mismo mes, la magistrada Sonia Rojas promovió un amparo para que su sueldo no sea afectado hasta enero y su demanda fue aceptada. A partir de entonces, cientos de jueves federales, siguiendo su ejemplo, hicieron lo mismo.

Hasta este viernes se habían promovido 440 juicios que incluyen a 2 mil 194 quejosos, entre ellos 291 jueces y 323 magistrados de circuito. Fuentes del Poder Judicial estiman que la cifra escalará entre los mil 429 puestos más altos de la judicatura: ministros de la Suprema Corte, magistrados y jueces de distrito, consejeros de la judicatura y magistrados electorales.