Inicio PODER Y POLÍTICA Ambientes Políticos AMLO: No habrá represión contra CNTE en Michoacán; tampoco chantaje

AMLO: No habrá represión contra CNTE en Michoacán; tampoco chantaje

Compartir

Arturo Rodríguez García
] CIUDAD DE MÉXICO * 28 de enero de 2019.
Apro
El presidente Andrés Manuel López Obrador informó hoy que la transferencia de recursos a cuenta de participaciones federales al estado de Michoacán, se concretó el pasado viernes y confió en que con ello debería solucionarse el conflicto magisterial en esa entidad.

Sin embargo, anticipó, que será inaceptable para su gobierno, el incremento de demandas motivadas por acciones políticas opuestas al reclamo salarial.

En ese sentido, dijo que no caerá en ninguna provocación y que no instruirá la represión de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

En su conferencia de prensa matutina, López Obrador advirtió que no se dejará chantajear por nadie.

“Cuando hay una actitud de intransigencia, cuando no hay una causa justa por la que se protesta sino son otras razones, la misma gente se da cuenta y esto no ayuda a ninguna organización. No puedo asegurar (que sea el caso) pero ellos tienen que entender que son otros tiempos. Nosotros no estamos en contra del pueblo ni somos represores”.

La CNTE en Michoacán ha mantenido un bloqueo ferroviario en demanda de contraprestaciones económicas incumplidas que, el presidente de México, ha insistido, es responsabilidad del gobierno estatal.

La semana pasada, anunció que estaba dispuesto a adelantar participaciones federales para resolver el conflicto, lo que de acuerdo a sus declaraciones de hoy se habría concretado el pasado viernes.

Sin embargo, la CNTE anunció que mantendrá su protesta, bajo consideraciones distintas al reclamo salarial, y aunque el titular del Poder Ejecutivo dijo que estaban en libertad de hacerlo, confió en que prevalezca la razón en el movimiento.

“Yo espero que tengan consciencia de que ya se les atendió y tomen la decisión de liberar las vías. No lo descarto porque ya no habría motivo, ya sería un capricho y entonces, no quedarían bien, serían mal vistos, porque les adelanto: no voy a dar la orden de reprimir al pueblo. No es debilidad, es que me voy a apoyar en la fuerza de la opinión pública. Quienes sin razón actúan de esa forma, se van a debilitar mucho como organización”, consideró.

Subrayó que la intransigencia no es alternativa y que esas conductas constituyen un conservadurismo disfrazado que nada tiene que ver con la izquierda ideológica.

Finalmente, el mandatario insistió en que no reprimirá al movimiento y confió en la resolución del conflicto:

“Cada quien se va a hacer responsable de sus actos”, expuso.