Inicio LOS PERIODISTAS Cuarto Poder Morena, del hartazgo a la decepción

Morena, del hartazgo a la decepción

Compartir

Tercera Vía
] Ernesto Rivera Rodriguez

El futuro de Morena en Guerrero, es un futuro indescifrable, atado a su fundador como la yunta al cuello del buey, no existe conciencia política, ni estructura física y estatutaria que marque la diferencia, la distancia en lo que sigue siendo Morena “un referente orgánico electoral vertical y unipersonal, él decide quién, cómo y cuándo.

El proceso electoral poblano es un claro ejemplo de ello. De la mano de la Polevski, como simple operadora.

En Guerrero las diferentes corrientes -aunque nieguen su existencia- mantienen un encono exacerbado sin discímulo alguno promovido por el propio delegado federal, Pablo Amilcar Sandoval que a toda costa y precio político pretende mantener su jetatura inocultable y por otro lado el caso del Doctor Marcial Rodriguez Saldaña, con un liderazgo obtenido con “amparos”

Ocho meses bastarán (a Novienbre 2019, cambio de Comite Estatal) para estructurar desde casi cero a Morena en Guerrero, que sin serlo orgánicamente obtuvo el triunfo el primero de Julio pasado?, en Guerrero será toda una odisea, que debera probar que deben de dejar cabalgar a lomo de Lopez Obrador, demostrar que se pueden valer por sí mismos, cuando hasta hoy están muy lejos de aquello ” juntos haremos historia” que no ha pasado de ser retórica panfletaria.

Los hechos y los resultados del pasado jueves 28 en el Congreso del Estado desnudaron la situación en que se encuentra la fraccion supuestamente mayoritaria de Morena, qué hoy navega en el desorden total y la falta de dirección y sobre todo de liderazgo, convertido en un lastre, lejos del contrapeso político que requiere el poder ejecutivo,
aunado a ello la falta de gobernabilidad en Acapulco, Ayuntamiento gobernado por Morena, que con seis meses de gobierno no ha sido capaz de marcar una ruta, cuando todavía carece de un programa de desarrollo municipal, con una fracción edilicia de Morena improductiva, protagonista, cuyo infantilismo y cretinismo político es la marca de lo que la alcaldesa Adela Roman, ha llamado “territorio morena”, un territorio estéril sin repercusión notable en la población, donde el partido gobernante es un cero a la izquierda.

En Guerrero de 81 municipios Morena gobierna en ocho, cuyo factor electoral de triunfo fue el efecto Amlo, que como en todo el país, las aguas de ese fenómeno político electoral están volviendo a su curso, del hartazgo a la decepción. Adela es un claro ejemplo de ello. Sin visión para gobernar.
Las cifras del triunfo del pasado 1 de Julio es muy difícil qué se vuelvan a repetir, del hartazgo a la decepción en la piel de los ciudadanos.