Inicio NOTICIAS DESTACADAS Alan García, expresidente peruano, se quita la vida

Alan García, expresidente peruano, se quita la vida

Compartir

] LIMA, Perú. * 17 de abril de 2019.
AP / AFP – Nación
Lima. El dos veces exmandatario peruano Alan García murió la mañana del miércoles en un episodio que conmocionó a la nación suramericana tras dispararse en la cabeza cuando la Policía se disponía a arrestarlo por el supuesto delito de lavado de activos ligados a la constructora brasileña Odebrecht.

García falleció en el quirófano del hospital limeño de emergencias Casimiro Ulloa a las 10:05 a. m. “producto de una hemorragia cerebral masiva por proyectil de arma de fuego y paro cardiorrespiratorio”, de acuerdo con un comunicado del centro médico.

Poco antes había sobrevivido a otros tres paros mientras era operado por un equipo de 27 médicos.

Tenía una “hemorragia incontrolable en la base del cráneo” causada por una bala que había entrado y salido de su cabeza.

Los policías lo trasladaron al hospital a las 6:.45 a. m.

El anuncio de su muerte en las afueras del centro médico provocó llanto entre sus seguidores.

Un grupo de forenses llegó al lugar para realizarle una autopsia porque su muerte fue violenta.

Es el primer caso de un político de alto perfil en Suramérica que se quita la vida mientras era investigado por presunta corrupción ligada a la trama regional que desplegó Odebrecht.

La próxima semana, los fiscales que investigan a la élite política peruana entrevistarán en Brasil a Jorge Barata, el exgerente en Perú de la constructora, quien deberá responder preguntas sobre García.

La noche previa a su suicidio, el exgobernante expresó –en una entrevista con la radio local RPP– que era cristiano y que no tenía miedo de ser detenido. “Creo en la vida después de la muerte… tener miedo (a una detención) no lo encontrará en mí”, indicó y añadió que buscaba ser recordado por la historia.

Momento del suicidio
La descripción oficial de lo que ocurrió la dio el ministro del Interior, Carlos Morán, quien explicó en conferencia de prensa que cuando el equipo fiscal ingresó junto a la Policía al primer piso de la mansión del expresidente, este –que se encontraba en el segundo piso– indicó “que iba a hacer una llamada a su abogado, ingresó y se encerró” en su dormitorio.“A los pocos minutos se escuchó un disparo”, agregó Morán.

Cuando la Policía ingresó al dormitorio lo encontró sentado bañado en sangre. Tenía seis armas, según su secretario, Ricardo Pinedo.

García será velado en el local de su partido político APRA, llamado la Casa del Pueblo, donde en 1985 y el 2006 celebró sus dos triunfos presidenciales.

Según la orden judicial obtenida por The Associated Press (AP), el juez Juan Sánchez había ordenado arrestar a García y allanar su casa para obtener documentos que pudieran servir para la investigación desarrollada por la Fiscalía por el presunto delito de lavado de activos en agravio del Estado.

El magistrado también ordenó detener a otras ocho personas, entre ellas dos exministros de García.

De acuerdo con la Fiscalía, el expresidente habría recibido unos $100.000 de Odebrecht maquillados bajo la apariencia de pagos por una conferencia en São Paulo que García dictó en el 2012.

A fines del 2018, el exmandatario intentó evadir la Justicia con su ingreso a la Embajada de Uruguay en Lima para solicitar un asilo por supuesta persecución política. Su pedido fue rechazado por el gobierno del presidente uruguayo, Tabaré Vásquez.

Desde entonces vivió vigilado por la Policía porque tenía prohibido salir del país por 18 meses.

García gobernó Perú en dos oportunidades. La primera vez entre 1985-1990 cuando dejó al país sumido en su mayor crisis económica contemporánea. Volvió al poder en el periodo 2006-2011.

Última defensa
En aquella entrevista con RPP, Alan García declaró que sería “una gran injusticia” ir a prisión.”Con especulaciones no se priva a personas de la libertad, ni siquiera de manera preliminar. Me parece que eso sería una gran injusticia”.

“Rechazo tajantemente eso (responsabilidad por caso Odebrecht). Es una cobardía intelectual, es demagogia jurídica”, resaltó sobre versiones periodísticas de que habría recibido sobornos a través de testaferros.

“No le temo a una prisión preliminar. No poder salir del país es una forma de prisión también”, se quejó.

El exgobernante se mostraba tranquilo durante la entrevista, que matizó con algunas bromas en medio de la severidad de sus descargos y críticas a los fiscales del caso LavaJato/Odebrecht que lo investigaban.

“Ratifico la limpieza de mis actos y mi aversión a tener los millones que muchos creen que yo tengo”, indicó.

El expresidente reiteró que la Fiscalía carecía de pruebas que justificasen una orden de detención o prisión preventiva en su contra. “Ningún documento me menciona. Puedo decirles que yo para robar no nací”, declaró luego García al canal N de televisión.

Todos los presidentes de Perú desde el 2001 tienen cuentas pendientes con la Justicia por sus nexos con Odebrecht. Alejandro Toledo (2001-2006) reside en Estados Unidos, aunque se ha pedido su extradición, y Ollanta Humala (2011-2016) también estuvo preso junto a su mujer entre el 2017 y el 2018.

En tanto, el expresidente Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018) fue trasladado la noche del martes a un clínica privada desde la celda donde cumplía 10 días de arresto por presunto lavado de activos y supuesta injerencia en la adjudicación de obras millonarias a Odebrecht

Alan Gabriel Ludwig García Pérez (Lima, 23 de mayo de 1949-Ibídem, 17 de abril de 2019) fue abogado, orador y político; ejerció como presidente del Perú en dos mandatos no consecutivos: de 1985 a 1990 y de 2006 a 2011.