Inicio EL SANTO OFICIO “Ave, Caesar, morituri te salutant”

“Ave, Caesar, morituri te salutant”

Compartir

El Santo Oficio
Ángel Miguel Blanco
massiosare@msn.com
] Twitter: Mr Papazito

Lo diré en público y con mucho afecto: “Admiro, respeto y estimo fraternalmente a mi amigo César Flores Maldonado.

Admiro aún más su tesón de pretender ganar la guerra sin municiones, pero no puedo permitirle que se dé el lujo de querer ‘colonizarnos’ con espejitos, sobretodo a los amigos a quienes nos pide ayuda para consolidar su permanencia en las nóminas para mantener intactos sus lujos, mientras nos trata de lavar el cerebro con el trillado “brother, andamos todos sin lana, pero tú métele, que vamos con todo”, y “¡vamos a ganar!”.

Mi estimado César: Le ‘metería’ con todo sin que lo pidieras, lo sabes; el único inconveniente es que no estás siendo sincero ni con los acapulqueños ni con quienes aún nos creemos tus amigos.

No es de amigos pretender engañar a tus amigos diciéndoles que tu proyecto va ‘viento en popa’ con una campaña guajira, austera y viciada. En lo personal dudo que solo con saliva, cloro y pino las encuestas –que todos sabemos donde se fabrican– te favorezcan como el número uno para gobernar Acapulco.

Lamento rechazar los ‘espejitos’ que me regalas; si fueras más honesto, yo mismo escribiría de ti con mejores análisis imparciales pero objetivos, sin tener que recurrir a la zalamería para demostrarte mi amistad, mi afecto y mi lealtad como amigo.

Pero no es honesto prometer erradicar el Acapulco que tiene hastiado a los acapulqueños con el mismo equipo de malandrines que, en su momento, saquearon Acapulco y se enriquecieron a costa del erario público, y mientras detentaban el poder le daban la espalda a la sociedad.

Los nombres salen sobrando: Su actos son los repudiables. Pero te garantizo: “En el momento que retomes la bandera de la honestidad y te sacudas a tanto traidor y saqueador de Acapulco, ¡me declaro a tus órdenes!”.

Por el momento, te reitero mi afecto, mi amistad y mi admiración por ese temple de soñar en ganar un guerra sin municiones con una ‘gavilla’ (salvo sus honrosas excepciones, aclaro) empeñada más en afianzar, perpetuar, su ‘maicito’ que en servir a la sociedad.

P.D. Sin daños a terceros…

www.efectoespejo.com