Inicio LOS PERIODISTAS PRD: Entre el mesías tropical y el tótem, ¿de qué lado están?

PRD: Entre el mesías tropical y el tótem, ¿de qué lado están?

Compartir

] Luis Carlos López Ulloa

Ya discutíamos en esta columna sobre los problemas que enfrenta el PAN, toca comentar acerca del PRD cuando está llegando este 5 de mayo al 25 aniversario de su fundación. Y hoy, el PRD –al igual que el PAN- se debate en tomar las calles y aferrarse al NO contra el gobierno de Peña Nieto o continuar siendo una oposición que colabora y que negocia sus votos en la Cámara de Diputados y Senadores.

Vámonos con Cárdenas

Para todo perredista que se respete, y más si se autoproclama 100% de izquierda, la elección de 1988 es mítica. Una vez expulsados del PRI al haber reclamado la incorporación de métodos democráticos al interior del partido, Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo (¿quién en su sano juicio le reclama democracia al PRI?), se dedicaron a construir el Frente Democrático Nacional para congregar a todos los sectores revolucionarios del país, incluso dentro del PRI.

Cárdenas construyó una institución con la herencia cardenista, cualquier cosa que ello signifique. Y así creció el PRD a la sombra del liderazgo moral de Cárdenas, quien con todo el peso del apellido imponía. Es decir, se construyó una institución política teniendo en una esfinge un modelo, un rol. No hay mejor ejemplo de cómo los mitos históricos sirven en México para construir instituciones. Y cuando se fue, un mito fue sustituido por otro. Y ello resultó en las 3 candidaturas presidenciales de Cárdenas, 1988, 1994 y 2000.

El secuestro

Y conforme se diluyó la figura dominante de Cárdenas eclipsada por López Obrador, el partido cambió del mito de la esfinge al del mesías. Para ello, fue necesario el parricidio, si el hijo del General había pastoreado al tabasqueño para ser una figura importante del PRD, éste le pagó con su desplazamiento de la influencia y liderazgo dentro del partido. Marcelo Ebrard en el PRD la verdad es que es una creación política de López Obrador. Sin embargo, Ebrard nunca pudo quitarse de encima la sombra de López Obrador, pues ejerció el gobierno en la ciudad de México con la amenaza velada de ser excomulgado del tabasqueño si no lo acompañaba en su rechazo al gobierno de Calderón. Ebrard aunque se mostró como un buen tecnócrata para gobernar, hoy no tiene en el partido un espacio preponderante. Ese es el pago que hizo por no haberse quitado la sombra de su padre político.

Más complejo es el escenario para el de la Revolución Democrática cuando el actual jefe de Gobierno en el DF, Miguel Ángel Mancera Espinosa (El Dr. Del Mame) vive también en constante asedio de las tribus perredistas, que están a la expectativa de reventarlo a la menor provocación. Después de la elección del 2012 (tras su segunda candidatura presidencial), López Obrador decidió que el PRD ya no le era suficiente o quizá ya no cabía con todo y su ego, decidió hacerse de Morena, apostando su liderazgo moral y mesiánico, posicionándose en la plaza pública como una esfinge, como un hombre incorruptible.

Y ya en esas se ha elevado a los cielos. Mientras tanto, los Chuchos en el PRD negocian con el gobierno de Peña Nieto sin “romper” públicamente con el tabasqueño. Dicen los que saben que es un tipo de Síndrome de Estocolmo. En todo caso, la cuestión de fondo es que tanto PAN como PRD se encuentran atados al gobierno peñista. Peña Nieto les facilita el camino a las dirigencias para sentarse a dialogar y negociar reformas. El Presidente, no necesariamente el PRI, sonríe porque a cada partido le da margen para incorporar sus postulados en cada reforma según sea el caso.

Suma extra

Y mientras tanto, Rosario Robles actual secretaria de Desarrollo Social, afirma que enviarán a mexicanos de las comunidades indígenas a los talleres de planificación familiar para que no tengan más de 3 hijos. Algunos gritarán fascismo, otros hablarán de “progresismo” en un gobierno priista.

] Info@b1mas4.com